Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar este sitio web, acepta nuestro uso de cookies. No guardamos ningún tipo de datos personales. Más información.

Compresores de velocidad variable

Compresores de velocidad variable

El ahorro tanto para su bolsillo como para el medio ambiente

La adquisición de un compresor nuevo representa una inversión importante tanto para empresas grandes como pequeñas. Pero en realidad, el coste de inversión de un compresor es muy bajo si analizamos su ciclo de vida. Alrededor del 75% del coste total corresponde a gastos de energía. Si está pensando en invertir en un compresor nuevo, éste es el coste que en Worthington Creyssensac trataremos de minimizar.

Worthington Creyssensac ofrece una brillante solución concebida para ahorrar energía en la producción de aire comprimido: el compresor de velocidad variable. Un compresor de velocidad variable tiene un patrón de trabajo distinto de un compresor de velocidad fija, como se puede ver en el ejemplo ilustrado, con unos picos más bajos y un perfil de suministro más uniforme. La razón de que la curva parezca diferente en un compresor de velocidad variable reside en que se adapta a la demanda de aire y produce exactamente la cantidad que se necesita en este momento. Un sensor de presión en el compresor de velocidad variable comunica la presión exacta al controlador, que envía entonces una señal al variador sobre la situación de la demanda de aire. El variador adapta la velocidad del motor en función de los ajustes de presión.
Un compresor de velocidad variable ahorra una media del 25 al 35% del coste de electricidad en comparación con una instalación anterior. La tecnología que le ofrece Worthington Creyssensac es un verdadero ahorro tanto para el medio ambiente como para la factura de la energía.